Fe de vida

José Hierro

 

Sé que el invierno está aquí,
detrás de esa puerta. Sé
que si ahora saliese fuera
lo hallaría todo muerto,
luchando por renacer.
Sé que si busco una rama
no la encontraré.
Sé que si busco una mano
que me salve del olvido
no la encontraré.

Sé que si busco al que fui
no lo encontraré.
Pero estoy aquí. Me muevo,
vivo. Me llamo José
Hierro. Alegría. (Alegría
que está caída a mis pies).
Nada en orden.
Todo roto, a punto de ya no ser.

Pero toco la alegría,
porque aunque todo esté muerto
yo aún estoy vivo y lo sé.

—José Hierro (Alegría, 1947).

 

Tras mucho tiempo sin publicar aquí, he querido hacerlo con este intensísimo poema de Hierro.

Versos colmados de dolor, pero con retazos de alegría, pequeñas luces de ese sol misterioso que asoma en cada amacener. Para Hierro, ambos sentimientos van acompañados en la vida, pues a través del dolor somos más conscientes de nuestra propia existencia y ese conocimiento es el que debemos buscar para hallar una vida plena.

Pero el poema es mucho más que eso. En él está candente el peso inevitable del destino, el frío invierno de la muerte. A lo largo del camino vemos como todo está derruido, como la existencia se va diluyendo hacia la nada.

Conciente de lo fatal, él llama a la alegría en un maravilloso y último terceto que representa el triunfo de la vida.

Además, hay que dar fe de vida, aunque sea de cuando en cuando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: