Lo fatal

Rubén-Darío

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
y no saber adónde vamos,
¡ni de dónde venimos!…

—Rubén Darío, Cantos de vida y esperanza (1905)

 

Ya pensé ayer en subir este poema de Félix, pero al ingresar en la página pensé automáticamente en Luis Alberto de Cuenca y aplacé “lo fatal”.

Gran parte de nuestra literatura actual no sería como lo es ahora sin la existencia de Rubén y de sus viajes por España y Europa.

Doy paso, pues, a este particular y maravilloso soneto que invita a reflexionar sobre la vida, la muerte, la incertidumbre del ser humano, lo fatal.

Anuncios

Un comentario

  1. realmente locos…. por el triple ideal platónico; el Bien, la Verdad y la Belleza.
    Cisne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: