Cómo te defiendes de mí

luis-alberto-cuenca

Cómo te defiendes de mí.
Cómo resistes,
desde la torre de la ausencia,
agitando el pañuelo para siempre,
sin forma ni color,
humo tan sólo,
aérea y rígida en tu nube,
diciendo adiós al mundo y a mis brazos,
muerta y levísima.
Cómo te defiendes de mí.
Cómo, al fin, me derrotas
y me sepultas, también a mí,
en la tumba sin flores del olvido,
donde mis huesos no conozcan
la senda de tu cobardía.

—Luis Alberto de Cuenca, Necrofilia (1983)

 

He tenido el placer de coincidir con Luis en varios actos, principalmente en el Centro de Poesía José Hierro, pero ya le conocía mucho antes a través de sus versos.

Más allá de lo que pueda decir un manual de literatura sobre él, “novísimo tardío” y otras tantas etiquetas, Luis es un gran humanista. Su casa es, en el sentido borgiano de la palabra, todo un paraíso.

Pero Luis es más que un poeta: es un referente cultural en diversos ámbitos. No es raro leer líneas suyas en obras sobre el fantastique, o que participe en algún evento de cómic o de cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: