Sé que el invierno está aquí,
detrás de esa puerta. Sé
que si ahora saliese fuera
lo hallaría todo muerto,
luchando por renacer.

Cómo te defiendes de mí.
Cómo, al fin, me derrotas
y me sepultas, también a mí,
en la tumba sin flores del olvido,
donde mis huesos no conozcan
la senda de tu cobardía.

caravana

Los conflictos entre los blancos y los amerindios se remonta desde la época de los primeros colonos (guerras powhatan) hasta la masacre de Wounded Knee y la configuración definitiva de la frontera de Estados Unidos y generalmente concluían con la conquista de los pueblos amerindios, su asimilación cultural (les imponían las costumbres y creencias occidentales) y su localización forzosa en reservas.

El nombre de este londinense reposa en los anales de la historia por su prometeico heroismo durante la expedición británica capitaneada por Scott que, en 1911, se lanzaba hacia la conquista del Polo Sur. El Capitán Lawrence Edward Grace Oates, apodado por sus amigos como Titus (en alusión a Titus Oates, clérigo inglés involucrado en […]

Dichoso el árbol que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura, porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Olas gigantes que os rompéis bramando

en las playas desiertas y remotas,

envuelto entre la sábana de espumas,

¡llevadme con vosotras!

Palacio, buen amigo,
¿está la primavera
vistiendo ya las ramas de los chopos
del río y los caminos? En la estepa
del alto Duero, Primavera tarda,
¡pero es tan bella y dulce cuando llega!…

Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá:
«Hablaste mal. Debiste haber contado
otras historias:

Porque a pesar de todo nos hicimos amigos
y me mantengo firme gracias a ti, poesía,
pequeño pueblo en armas contra la soledad.